miércoles, 7 de junio de 2017

La cima de los deseos. 74



Qué triste es la envidia, 
ese hosco reproche de otro ser 
en lo más intenso de nuestro goce, 
ese ataque contra nuestra inocencia 
cuando más tranquila está nuestra conciencia 
por una pura ansia de negar la evidencia 
y acabar con todo, 
tú no me hablas de los envidiosos, 
te basta con una caricia 
para librarme de su veneno. 

***

The summit of desires. 74

How sad is envy,
That sullen reproach of another being
In the most intense of our enjoyment,
That attack against our innocence
When our conscience is calmer
For a sheer eagerness to deny the evidence
And end it all,
You do not talk to me about the envious,
You just need a caress
To rid me of its poison.

©I.D.S. & L.R.G.L.

No hay comentarios:

Publicar un comentario